Situación del atún aleta azul en el Pacífico Oriental Tropical (POT)

Por: Ramón Castellanos

La biomasa reproductora del atún aleta azul del Pacífico ha cambiado notoriamente durante los años, siempre con una tendencia negativa. Con base en datos de 2014 de la estimación poblacional del Comité Científico Internacional para el Atún en el Pacífico Norte (ISC) la porción reproductiva se encuentra al 2.6% del volumen original (antes del inicio de la pesca industrializada en 1952).

Actualmente la captura está basada en estimaciones poblacionales que incorporan parámetros erróneos, como la tasa de mortalidad natural que es un indicador de la productividad de la especie. Este esquema mantiene a la población en franca sobreexplotación y constante declive. Los principales países que explotan este recurso son Japón, Korea y México.

Las altas tasas de mortalidad por pesca (capturas), incluyendo la captura de juveniles, pueden prevenir la incorporación de nuevas generaciones al grupo de reproductores. Es necesario imponer restricciones inmediatas a la captura de juveniles para mantener la viabilidad de la especie, además de proteger a los adultos hasta lograr la franca recuperación de la población y garantizar su conservación a largo plazo.

La porción adulta de la población al inicio de la pesca industrializada en 1952 se estimó en 90 000 toneladas, con una máxima de 140 000 toneladas para 1961, reduciendo drásticamente a 24 000 toneladas en 1974, y a 18 000 toneladas en 1984. La última estimación oscila entre 26 324 toneladas (ISC 2014) y menos de 10 000 toneladas (CIAT SAC 2014). Ambas organizaciones reconocen que al nivel actual de captura la población podría colapsar a un ritmo sin precedentes.

Lamentablemente no se han adoptado metas o límites de captura por ninguna de las organizaciones que manejan el recurso (WCPFC y CIAT), a pesar de que el ISC ha estimado diversos puntos de referencia que funcionan con éxito en el manejo de otras pesquerías. Actualmente la relación entre la mortalidad por pesca y todos los puntos de referencia biológica exceden los niveles de sustentabilidad, indicando una población sobreexplotada y además que continúa la sobreexplotación.

Las proyecciones poblacionales a futuro usando diversos escenarios de captura y corrigiendo la tasa de mortalidad natural estiman una baja probabilidad de llegar a los niveles propuestos de 10% de los adultos originales en los próximos 10 años, por el contrario, a este ritmo pronostican una disminución sostenida de la población.

A pesar de todos los avisos y alarmas emitidos por los comités científicos relativos a la sobreexplotación de la especie, en 2017 se autorizó para México la captura de 3 000 toneladas de atún aleta azul (un volumen de captura que no es sustentable y que pone en riesgo a la especie) pero además de esta situación, de acuerdo con el reporte de CIAT/IATTC de mayo de 2017, las estimaciones preliminares de captura indican que la flota pesquera mexicana ya ha sobrepasado la cuota.*

En tanto no se aclare el monto en el que la flota mexicana ha excedido la cuota, y se hagan públicas las medidas de manejo para prevenir los impactos asociados al aumento de la captura, exigimos se declare un embargo a la actividad pesquera de atún aleta azul en las aguas de jurisdicción mexicana.

Es urgente que la CIAT tome en cuenta la opinión de su propio Comité Científico Asesor para recuperar las poblaciones de atún aleta azul del Pacífico al menos hasta 40% de su tamaño original para alcanzar su Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) hacia el año 2030. Esto, a partir de un plan de recuperación bien diseñado con base en puntos de referencia y reglas de control de captura, y una veda total de al menos tres años, que debe decretarse de inmediato.

En caso de no lograr el acuerdo para la veda temporal será necesario buscar restricciones al comercio internacional mediante la protección de la Convención Internacional para el Tráfico de Especies Silvestres (CITES).

El futuro de la especie está en nuestras manos. Actualmente se estima que queda menos del 6% de la población original (antes de la pesca), si no logramos detener la sobreexplotación es probable que presenciemos un proceso de colapso y extinción.

La pesca del atún en el Océano Pacífico Oriental es la base de una industria multimillonaria que contribuye al crecimiento económico y al desarrollo social de la región, dando sustento a miles de familias. Por esta razón es imprescindible que en el pleno de la CIAT, y en el caso particular de México la Conapesca, se reorienten los esfuerzos para lograr la recuperación del atún aleta azul y así poder establecer un manejo responsable y de largo plazo.

* Captura estimada por buques de cerco y cañeros en el océano Pacífico oriental (01 enero al 28 mayo de 2017) https://www.iattc.org/monthlyreports/2017/201705monthlyrpt.pdf

Foto: cortesía de @atunrojoestrecho